Más destinos: Nueva York - Londres - Barcelona - Madrid - París

Palacio Ducal de Venecia

Uno de los monumentos más bellos de la ciudad de Venecia es el Palacio Ducal, ubicado en la parte este de la plaza de San Marcos. Lo que en el siglo IX se construyó para ser un castillo fortificado, hoy en día se ha convertido en uno de los atractivos más fotografiados de la ciudad. Antes de ser el palacio que en la actualidad se puede ver, fue utilizando como prisión y como fortaleza. Su arquitectura combina el estilo gótico, renacentista y bizantino en una obra hermosa donde durante muchos siglos residieron los dogos. Éstos eran los máximos dirigentes de repúblicas marítimas como era Venecia y más de cien de ellos habitaron en el Palacio Ducal.

Cuenta con una impresionante escalera dorada que lleva hasta la planta superior. En sus salas se pueden visitar las zonas que tenían habilitadas para realizar las votaciones, las habitaciones donde residían, así como los diferentes patios. Éstos son de estilo renacentistas y en el principal, se encuentran la llamada fachada del reloj y la Escalera del Gigante. La decoración de estos salones merece especial atención ya que se pueden encontrar obras de artistas italianos en sus cuadros. En el interior también se pueden visitar las obras de artistas como Bellini, Tiziano o Tintoretto. De este autor precisamente es la obra ‘El Paraíso’, la más importante del pintor y que se muestra en la Sala del Maggior Consiglio del palacio. La armería cuenta con todo tipo de armas de la época, desde antiguas pistolas hasta otro tipo de armas blancas más clásicas.

El recorrido por el palacio acaba en la prisión, una zona llena de calabozos y pozos en los que el turista puede imaginarse la suerte que corrían los que llegaban a ellos. Precisamente se dice que aquí estuvo prisionero el famoso Casanova que huyó por el tejado del palacio a mediados del siglo XVIII. También se pude observar una gran cabeza de león que hacía en la antigüedad como buzón para que los habitantes dejaran sus denuncias. Durante la visita por el Palacio Ducal se cruza el Puente de los Suspiros, ya que es el que da acceso a la prisión. Se construyó en el siglo XVII, es de estilo barroco y su nombre viene dado porque era e puente que tenían que pasar los condenados a ser ejecutados. Desde el exterior se puede apreciar que el color de la fachada del palacio cambia según la posición del sol, ya que la luz que proyecta le da diferentes tonos de blancos y rosas.

Palacio Ducal de Venecia | Qué ver en Italia

Más sobre Qué ver: