Más destinos: Nueva York - Londres - Barcelona - Madrid - París

Metro de Roma

Una de las formas más rápidas para moverte por la capital italiana es conociendo la red de metro de Roma. Cuenta con un total de dos líneas y abarca casi 40 kilómetros de extensión, por lo que a los puntos más importantes de la ciudad se puede acceder mediante este medio de transporte. Se inauguró a mediados del siglo XX y su evolución ha sido lenta ya que cada vez que se han comenzado obras bajo tierra, se han ido encontrando restos arqueológicos. Hoy en día es el medio de transporte más utilizado por habitantes y turistas que quieran recorrer la ciudad ahorrando tiempo y dinero en largos desplazamientos.

Una de las líneas se llama A y corresponde al color naranja; ésta recorre desde el noroeste hasta el sureste de la ciudad. A través de ella se pueden visitar alguno de los atractivos más destacados como La Plaza de España, los Museos Vaticanos, la basílica de San Pedro, la Fontana de Trevi, el Panteón o la Plaza Navona, entre otros. La segunda línea es la B y es de color azul. En este caso se hace un trayecto de norte a sur de la capital italiana y gracias a esta línea el turista puede llegar al Coliseo Romano, a la estación de Termini o al aeropuerto de Fiumicino. Para comprar los billetes se pueden adquirir en kioscos, papelerías, estancos o en las mismas estaciones de metro.

El horario del metro de Roma es desde las 5,30 horas de la mañana hasta las 23,30 horas de la noche, aunque durante el fin de semana se amplía dos horas hasta su hora de cierre. Existen varios tipos de billetes diarios, uno es el BIT que cuesta 1,50 euros y durante 75 minutos el pasajero puede cambiar de transporte las veces que quiera en ese intervalo de tiempo. Otro es el BIG, que dura un día entero, cuesta 6 euros y te permite hacer todos los trasbordos que quieras hasta la medianoche de ese mismo día. Uno de los más recomendados para los turistas es el de 3 días, ya que por 16,50 euros, el pasajero puede subirse tantas veces como quiera en tres días seguidos. Si el visitante va a permanecer una semana moviéndose por la capital, con el bono semanal podrá coger el metro durante 7 días por un coste inicial de 24 euros. Los cambios de un medio de transporte a otro incluyen los metros, tranvías, autobuses y trenes.